La importancia de la calidad de vida en los profesionales sanitarios

profesionales sanitarios

¿Qué supone para una persona ir al médico? ¿Se trata de una experiencia tranquilizadora o más bien  traumática? Todo dependerá del tipo de atención que se reciba por parte del profesional que nos atienda, ya que cada consulta es diferente y la determinan unos elementos muy concretos.

Se dice que la calidad de los servicios que recibimos de la mano de un profesional sanitario está directamente relacionada con el grado de satisfacción que esta persona tiene en el trabajo. Aunque es cierto que esta premisa se podría aplicar a cualquier oficio, sin duda todos aspiramos a la mayor calidad posible cuando se trata de ofrecer o recibir atención médica.

Las circunstancias que nos rodean afectan a todo lo que hacemos, especialmente nuestro trabajo. Una persona que se siente plena y satisfecha de su ocupación afronta los retos profesionales con una energía potente y contagiosa. Una actitud que influye enormemente en los pacientes, pudiendo llegar a ser determinante en su evolución.

Sin embargo, es aquí donde debemos prestar especial cuidado, ya que este fenómeno puede actuar también del modo contrario: los desanimos y frustraciones también se transmiten con facilidad, y más cuando el receptor de estos sentimientos es una persona enferma.

Otro dato a tener en cuenta es que, al dejarnos llevar por estas emociones negativas, estamos corriendo el riesgo de desencadenar lo que comúnmente es llamado “síndrome burnout” o lo que es lo mismo: el padecimiento de estrés prolongado, que según un Estudio del síndrome de ‘Burnout’ en cirujanos pediatras españoles, sufre un 81,2% de los cirujanos varones en España.

El burnout hace referencia al agotamiento, la despersonalización y la baja realización profesional, que puede aparecer especialmente en profesionales que trabajan con trato directo a personas. La edad media de los afectados es de 49 años, según el mismo estudio.

profesionales sanitarios

Por este motivo, y para para evitar caer en este tipo de trastornos, se debe poner especial cuidado en la calidad de vida de un profesional médico, ya que es vital para obtener la mejor experiencia en sus servicios, mejorando así la productividad y los resultados. Pero ¿cómo podemos medir el grado de bienestar profesional de una persona?

Lo cierto es que se barajan una gran cantidad de factores a la hora de determinar este estado. Conceptos tan aparentemente ambiguos como el clima o la seguridad pueden contribuir al aumento o disminución de la felicidad del día a día en el lugar de trabajo de una persona. Podríamos afirmar que el concepto de “bienestar” en el trabajo se consigue cuando existe un equilibrio entre las demandas que la profesión supone y los recursos con los que cuenta para afrontar esas demandas.

Según un estudio obtenido de la Biblioteca Lascasas acerca de la  Calidad De Vida Profesional de Los Profesionales de Enfermería en Atención Primaria de Soria, en el caso de un profesional sanitario, la calidad global que percibe de su vida laboral se ve afectada por la cantidad de trabajo que se le impone, los medios que tiene a su disposición para llevar a cabo sus funciones o el equipo humano que le rodea.

La compañía es un gran factor a tener en cuenta. Como cabe esperar, un hospital, una farmacia o incluso un centro de investigación pionero siempre fomentará una mayor proactividad entre sus empleados. Sin embargo, una buena atmósfera laboral incrementa enormemente el bienestar de los trabajadores y mejora su estado anímico, algo que más adelante queda reflejado en su trabajo.

Es importante que exista un compromiso directivo que se preocupe de ofrecer una atención de calidad en los miembros de su comunidad y con ello mejorar la calidad de vida profesional de los operarios; un compromiso estable que se asegure (ya sea a través de encuestas, formaciones, consultas u otros métodos) de buscar siempre el mejor clima profesional entre sus profesionales y, por consiguiente, en los servicios de Salud.

Así lo demuestra el mencionado Estudio de Enfermería de Soria, que afirma que el porcentaje de la calidad de vida profesional percibida que queda explicado por el apoyo directivo es de un 34,7% por la motivación intrínseca y de un 17,2% por la demanda de trabajo.

Los profesionales sanitarios son conscientes de que estar correctamente asegurado, con todas las garantías y coberturas que esto conlleva, ayuda enormemente a reducir las preocupaciones y así poder ejercer su profesión con total tranquilidad.

Como conclusión, debemos dedicar a la calidad de vida profesional el tiempo que merece, ya que de ello dependerá, en gran medida, la buena o mala calidad de los servicios profesionales prestados en el ámbito que más nos incumbe, que es la Salud.

 

, , , ,

No hay comentarios aún.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes