Conducir de noche: los consejos del especialista oftalmólogo

Durante las fechas estivales es frecuente prolongar una visita o aprovechar las horas de menos calor para conducir entrando así en el “otro mundo”, en el de la “conducción nocturna”. Estas son algunas recomendaciones, muchas basadas en las investigaciones que ha dirigido el Dr. Miguel J. Maldonado, oftalmólogo especialista y Director de la Unidad de Cirugía Refractiva del IOBA de la Universidad de Valladolid:

  •  Aumente la precaución si tiene astigmatismo: la distancia de reconocimiento visual durante la conducción nocturna se reduce en un 15% de media por cada dioptría de astigmatismo presente en ambos ojos del conductor; y esto ocurre aunque la graduación del astigmatismo esté totalmente compensada en su gafa. Por lo tanto, modere la velocidad de modo acorde y, por supuesto, use una graduación completa de su defecto visual: en especial si a la oscuridad de la noche se añade otro factor de baja visibilidad (lluvia copiosa, niebla densa, etc). Son en estas circunstancias especiales cuando realmente más se puede echar en falta una corrección completa de la graduación.
  • Tenga especial atención si sus pupilas naturalmente tienden a dilatar mucho en oscuridad: en muchas personas este es un fenómeno normal, fisiológico, pero cuidado porque la distancia de reconocimiento visual durante la conducción nocturna se reduce en un 9% de media por cada milímetro que sus pupilas dilaten más en oscuridad.

conducir_noche

  • Precaución con los medicamentos que dilatan las pupilas: existen muchos medicamentos que, aunque no se administren directamente sobre los ojos sino por vía oral, por inhalación, etc, tienden a dilatar la pupila más de lo que resulta habitual en esa persona. Quizás usted mismo mirándose al espejo o alguien de la familia se lo ha descubierto. Entre estos fármacos encontramos muchos psicotropos (pastillas de antidepresivos, ansiolíticos, etc). Por lo tanto, si no encuentra estrictamente necesario tomarlos antes de la conducción, mejor retrase la administración a cuando haya llegado a su destino.
  • Además, evite totalmente ingerir ni una gota de alcohol si toma medicamentos: aunque haya ingerido tan poco alcohol que la tasa de alcoholemia quede claramente por debajo del límite permitido, una pequeña cantidad puede potenciar mucho la somnolencia inducible por muchos fármacos tan comunes como los antihistamínicos (utilizados para las alergias) o las benzodiacepinas (utilizados como ansiolíticos-tranquilizantes). Ni que decir tiene que la somnolencia y la fatiga son causas de primer orden de accidentes de tráfico graves.
  • Nada de drogas ni tóxicos al volante: el consumo de drogas (marihuana, cocaína, LSD,…) o tóxicos (alcohol) que producen dilatación pupilar, constituye un factor de riesgo de carácter visual, independiente de otros relativos a la atención y la coordinación –ya de por sí muy trascendentales-, que juegan un papel clave en la siniestralidad prevenible.
  • Si el alumbrado del vehículo que se acerca de frente le molesta, centre la atención visual en el margen derecho de la calzada (aproximadamente 7 grados a su derecha): de este modo minimiza el efecto deslumbrante; aun así, para un faro típico de xenón, la distancia de anticipación tiende en general a disminuir un 13% con respecto a la ausencia de deslumbrante. En general, suele ser útil fijarse en la línea blanca reflectante del borde derecho de la calzada para que el conductor no pierda la referencia de la trazada correcta pese al deslumbramiento que produce un coche que se aproxima por el carril contrario.
  • Si detiene su vehículo en el arcén o tiene que bajar del coche, no olvide hacerse visible con las luces de emergencia, el chaleco reflectante y la indumentaria a mano (ropa, toallas, etc) que le proporcionen el mayor contraste posible (blanca o clara) para ser mejor visto en la oscuridad: por la noche, la distancia de reconocimiento de un objeto situado en el arcén disminuye un 13% si este muestra un contraste medio (50% de contraste entre objeto y el fondo) con respecto a otro de alto contraste (contraste del 95%). Esto implica que el conductor de un vehículo que se aproxima podrá esquivar con más anticipación a una persona u objeto más contrastado (blanco sobre la oscuridad) que menos contrastado (gris o negro sobre la oscuridad) disminuyendo así el riesgo de atropello, choque o volantazo.

, , , ,

No hay comentarios aún.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes