Enfermedades raras. Parte IV: El Síndrome de Tourette

A lo largo de varias publicaciones hemos dado visibilidad a algunas de las enfermedades raras existentes (Síndrome de Brugada, enfermedad de Huntington y Corea de Sydenham) a fin de informar y concienciar a la población, a los profesionales sanitarios y a las instituciones sobre la importancia de las mismas.

En esta ocasión, hablaremos sobre el síndrome de Tourette, detallando en qué consiste esta enfermedad rara y cuáles son sus causas, síntomas y tratamiento.

Siindrome de Tourette que es

¿Qué es el Síndrome de Tourette?

La Asociación Americana de Tourette (TAA, por sus siglas en inglés) define a la enfermedad Gilles de la Tourette como un trastorno neurológico que se caracteriza por muchos tics motores y fónicos. Estas afecciones musculares se presentan de forma frecuente, repetitiva y acelerada, suelen perdurar más de un año y generalmente se manifiestan en la infancia o en la adolescencia, antes de los 18 años.

Causas y síntomas del Síndrome de Tourette

Según informa la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) se desconocen las causas del Síndrome de Tourette, aunque sugieren que puede tratarse de un trastorno genético que afecta a una disfunción del sistema dopaminérgico y de las redes neuronales de las áreas asociativas y límbicas de los ganglios basales y la corteza prefrontal. 

Sus principales síntomas se manifiestan a través de:

  • Tics corporales: movimientos repentinos e incontrolables del cuerpo (cabeza, extremidades, tronco), como un pestañeo exagerado, muecas, sacudidas de la cabeza o encogimiento de hombros.

  • Tics vocales: generalmente se producen junto con los tic corporales y pueden variar entre gruñidos, carraspeos, gritos y tarareos. 

Estos tics se clasifican en:

  • Tics simples: involucran sólo unas pocas partes del cuerpo.

  • Tics complejos: involucran a varias partes del cuerpo y generalmente responden a un patrón, como por ejemplo, tocarse una parte del cuerpo concreta o tocar a otra persona de manera reiterada.

A pesar de que no es muy frecuente, en los casos más complejos, los tics vocales se nombran como coprolalia y ecolalia, y los motores como copropraxia.

Tratamientos del Síndrome de Tourette

Si bien el síndrome de Gilles de la Tourette no tiene cura, se puede tratar y las posibilidades varían según cada caso. Generalmente son leves, por lo que no se requiere tratamiento. Muchas personas muestran mejoras notables al final de la adolescencia, y en algunas los tics llegan a desaparecer. Una minoría de personas con Síndrome de Tourette sigue teniendo tics persistentes e intensos en la adultez.

En el caso de que los tics vayan de moderados a intensos, es posible que se necesite tratamiento directo y un enfoque multidisciplinar (neurólogos, psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales). Igualmente, la TAA destaca en todos los casos la importancia de concienciar sobre el Síndrome de Tourette a la persona afectada y sus allegados, y brindar el apoyo adecuado en todos los ámbitos (educación, puesto de trabajo, hogar). 

Tratamiento Sindrome Tourette

Desde A.M.A. Seguros queremos dar visibilidad sobre estas afecciones y educar al público acerca de las muchas facetas de este tipo de enfermedades raras para que se genere más información, comprensión y tolerancia. 

No hay comentarios aún.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes